EDUCACIÓN Y DEPORTE: LA COMBINACIÓN PERFECTA

A continuación les mostramos nuestro siguiente artículo. Hoy vamos a hablar de la importancia que tiene el deporte para impartir educación. El papel del psicólogo deportivo es primordial para guiar y proporcionar herramientas a los entrenadores, de modo qué nuestros jóvenes deportistas estén adquiriendo valores esenciales para su desarrollo a lo largo de la vida.

En las últimas décadas se ha producido un aumento considerado de niños que practican deporte. Esto es un punto positivo para el desarrollo de nuestra sociedad, pero sobre todo para el desarrollo de nuestros jóvenes a nivel de salud y bienestar. Tanto en casa como en la escuela nuestro pequeños aprenden día a día valores (respeto, lealtad, humildad, generosidad, honestidad, gratitud, paciencia, perdón, prudencia, comprensión, constancia, coherencia, justicia, etc.), pautas, normas, responsabilidades, etc. Tenemos que apreciar que el deporte es una vía más de aprendizaje y crecimiento. En nuestro caso, el fútbol base es la puerta que nos abre la oportunidad para seguir formando a estos pequeños gigantes.

Atrás quedan, aunque aún podemos apreciar en numerosas ocasiones, los padres gritando y dirigiendo a sus chavales desde la grada, pegando gritos a los árbitros (¡Y qué gritos, oye!), como si de la vida misma se tratará. Hablo de padres, como también puedo nombrar a algunos entrenadores. Mientras tanto, cuando observas este tipo de acciones insolentes en el campo, te pones a mirar a los niños que están disputando ese partido y la mayoría de veces, por no decir siempre, observas a 20 niños/as desorientados, pendientes de lo que sucede fuera, tristes, apagados y rabiosos.

En el ámbito de la psicología se trabaja mucho con el modelado. El modelado lo conocemos todos. Es muy simple, el modelado es el modo de aprendizaje más antiguo que existe, incluso en el mundo animal. El modelado es el modo en el que nuestros chavales aprenden de lo que su entorno le enseña (padres, profesores, amigos, entrenadores, etc.), lo aprenden por imitación. Además, si el niño considera a esa figura (padres, profesores, amigos, entrenadores, etc.) como un modelo a seguir su grado de imitación y aprendizaje será mucho mayor. Incluso su creencia de que está bien hecho también, y nos preguntaremos el por qué, pues bien es muy fácil: “Porqué mis papás lo hacen”, “Porqué mi entrenador me lo ha dicho” “Porque mi profesora me lo ha enseñado”. Nosotros mismos tanto padres, como profesores y entrenadores somos una bomba de relojería, y eso muchas veces no lo apreciamos. Nuestros pequeños están en edades de crecimiento, su cerebro está en período de desarrollo, y es necesario que seamos conscientes de lo que ello conlleva. Si nuestro joven deportista aprende y su cerebro consolida que pegar un grito al árbitro está bien, en edades más avanzadas va a ser muy difícil corregir ese hábito, pero además éste se va a generalizar a otros hábitos como son la escuela, en casa o el trabajo. Lo que vengo diciendo, es que nosotros somos una bomba de relojería para nuestros pequeños, pero siempre podemos controlar que ésta no explote, nosotros tenemos en nuestra mano el educarlos como es debido. Cuando digo nosotros siempre me refiero tanto a padres, profesores como entrenadores. No nos olvidemos de que estamos hablando de fútbol base, que estamos tratando con un modelo de deporte lúdico. Lo que estamos buscando es el crecimiento de nuestros hijos, alumnos y jugadores, que disfruten del deporte y lo apliquen a lo largo de su vida.

 

IMG_0474

¡GANAR UN PARTIDO NO DEPENDE DE NOSOTROS MISMOS!, ¡DISFRUTAR DEL FÚTBOL BASE, SÍ!

El papel del psicólogo deportivo en este tipo de aprendizajes es esencial. La proporción de herramientas tanto a padres como entrenadores es una de sus tareas típicas. Estás herramientas se centran en la enseñanza de una serie de conocimientos básicos como puede ser el modelado (todos lo conocemos, pero a veces nos olvidamos de lo importante que es aplicarlo correctamente). También del establecimiento de una serie de pautas y normas para los entrenadores, padres y jugadores. El establecimiento de objetivos es otra de ellas, dónde ajustamos las demandas de todos, y pretendemos que nuestros objetivos sean realistas, ajustados, alcanzables y que dependan de nosotros mismos (¡GANAR UN PARTIDO NO DEPENDE DE NOSOTROS MISMOS!, ¡DISFRUTAR DEL FÚTBOL BASE, SÍ!). Como comentamos en el artículo anterior, el psicólogo es un miembro más del club o cuerpo técnico, que ofrece su ayuda para mejorar el crecimiento y desarrollo del grupo. Nunca vamos a intentar implantar nuestra forma de trabajo a los entrenadores, si no que todo lo contrario, lo que tratamos es de aportar herramientas para que ellos las añadan a su método de trabajo.

Para finalizar, nos gustaría decir que: tenemos que seguir luchando por instaurar una armonía en nuestro querido fútbol base, donde el respeto, la educación y diversión nos brinden la oportunidad de que nuestros pequeños valoren y aprendan con el deporte. El deporte es bienestar, salud y disfrute. Nunca lo olvidemos.
Con todo esto, esperamos que os haya sido de gran ayuda nuestro segundo artículo. Esperamos seguir escribiendo para seguir ofreciendo nuestro conocimiento y nuestro papel como futuros psicólogos del deporte. Os agradecemos mucho vuestra atención y apoyo.

Nos vemos en los campos.

VAMOS FUTUR !!!

Autores

Isaac Benedito Andreu
Graduado en Psicología – Universitat Jaume I
“Prácticas profesionales con la psicóloga del deporte Mari Carmen Molés”
“Curso psicología aplicada a los deportes de equipo”
Entrenador Infantil C
Futur de Castello

Cristian Segovia Martinez
Graduado en Psicología – Universitat Jaume I
“Formación en Psicología Deportiva”
“Prácticas de Psicología en Villareal CF con Eduardo Morello y Berni Vert”
“Iniciación del Curso de Psicología Deportiva en el COP 2016/2017”
Entrenador Futur de Castello

 

 

Comparte ...Share on FacebookTweet about this on TwitterEmail this to someonePrint this page